04 marzo 2015

Las cuatro canciones de Cartas desde el sanatorio: música y literatura

Tuve la oportunidad de participar en enero, como algunos habrán visto en este mismo blog o el Facebook, en el programa En calzoncillos por la plaza pública, de mi querido amigo y paisano Marcelo Arce. Un requisito del programa era elegir cuatro canciones para intercalar con la conversación y yo decidí que esas canciones tuvieran algún contacto con mi último libro –si no me hago promoción yo, entonces quién-. 

Como el tiempo vuela en la radio, no tuve la oportunidad de explicar a mis anchas la el origen de esas canciones, el porqué de su derecho a estar ahí. Como estos días ando musical y la música siempre ha estado ligada a la literatura en una relación tormentosa y muy lujuriosa, acá van las cuatro canciones de Cartas desde el sanatorio.

Locuras de Silvio Rodríguez

No soy una fan de Silvio, es verdad. Pero eso no significa que no pueda disfrutar, de vez en cuando, sus canciones. En especial cuando vienen bien recomendadas. Días antes del programa le pregunté a mi pareja ¿se te ocurre alguna canción sobre la locura? Y esta fue su respuesta. Entonces eso fue suficiente para escuchar la canción con sus oídos, disfrutarla con su amor a la música de Silvio Rodríguez. Acá les va el video.




Where is my mind de Pixies

Un clásico. Deben ser pocas las canciones que hablen tan bien de la locura como esta. Para quienes no saben inglés, les cuento que la letra no tiene mucho sentido, esa es la idea. Es una volada quién sabe sobre qué sustancia, pero que resultó tan buena que se quedó como el himno del grupo norteamericano Pixies.

Cuando realmente escuché esta canción fue cuando vi la película Fight Club –otra oda a la locura, personal y colectiva- esa película en donde muchas nos enamoramos de Edward Norton y no de Brad Pitt. Desde ahí quedó archivada en mi lista de reproducción vital, así como para muchos durante muchas generaciones. Es un tema de 1988. En el 2003 mi grupo-adicción Placebo hizo un cover –su propia versión- que también pasó a la historia de los buenos covers. Les dejo con el mejor video que encontré en Youtube ya que no tiene video oficial. Viene con subtítulos e imágenes de la película (para quienes no la hayan visto, trae spoiler).




Smokers outside the hospital doors de Editors

Esta canción se me vino a la cabeza porque en el libro nombro al grupo británico Editors. Ahí me refiero específicamente al álbum Unedited (2011), una recopilación de los tres álbumes lanzados a la fecha más otras rarezas, que en total suman 4 horas y media de duración. Pero yo había conocido a Editors mucho antes, cuando el sitio web Last.fm me lo recomendaba como similar a Interpol. De ahí los he seguido religiosamente. 

Esta canción aparece en el segundo disco de la banda And end has a start del 2007 y es una épica agitación a la libertad personal y la búsqueda de la identidad. Tiene un video muy bueno. Aquí les dejo el video oficial y otro con la mejor traducción que pude encontrar (ojo, la mayoría de las traducciones de letras que abundan por ahí son basura, basura, basura).



Afterlife de Arcade Fire

He hablado ya antes de esta canción y este grupo. También sale a colación por ahí en el libro, así que había que elegirla para el programa. Es una canción que habla de la muerte, de lo que ocurre después de la muerte. El disco al que pertenece, el último de la banda canadiense, Reflektor, estaba pegado en mi reproductor de música por esos días en los que terminaba el libro. Lo escuchaba mucho, mucho. Y esta canción la dejé en mi cabeza dedicada a la muerte prematura de un amigo. Yo quería que esta canción fuera la canción que él escuchara en el otro mundo.

Conocí a Arcade Fire en el 2007, cuando lanzaron su segundo disco, Neon Bible. Después vino The Suburbs, magnífico, que solo venía a corroborar lo que ya se andaba diciendo por ahí, que eran la mejor banda del mundo. Puede sonar un poco exagerado, es verdad, pero esa declaración venía bendecida por el genio David Bowie, ¿qué más se podía hacer? Creerla, nada más.


Tuve la oportunidad de verlos en vivo el año pasado en el Lollapalooza. Son simplemente geniales. Esta canción tiene tres videos: el oficial, que considero un melodrama muy malo; el con la letra incluida sobre una selección de imágenes de la película brasileño-francesa Orfeo Negro (un clásico de 1959) y uno en vivo dirigido por Spike Jonze, quien ya había dirigido el video Suburbs para la banda. Les dejo el en vivo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario