03 febrero 2015

Ex libris: revisión de la biblioteca personal



No como una pedantería intelectual insoportable, sí como un perverso coleccionismo de larga data, alimentado por la avaricia y, la hasta ahora, muy reducida necesidad de solventar mi sobrevivencia en el mundo, he ido acumulando libros en mi biblioteca que ni siquiera he tocado. Creo que no soy la única en realizar esta práctica. ¡Para qué hablar de los en formato PDF! ¡Las gratuitas maravillas de Memoria Chilena, por ejemplo! Tengo carpetas llenas de archivos PDF que se llaman MC más números, indescifrables títulos que jamás he transformado en nombres legibles solo por la compulsión de descargar y descargar sin miramientos antes de ordenarlos, en última instancia, por tema. Yo, que trabajé seis años como bibliotecaria, no he podido en el mueble ni en el archivo electrónico ordenar mis libros por temas (historia, arte, poesía, literatura infantil y juvenil, psicología y psiquiatría, rarezas de origen incierto) o por autor, siquiera. Nada, nada. Un gran corpus literario que solo va aumentando como el calentamiento global. Y empeorará.



Por esto, me he propuesto, de manera muy inocente, para ser franca, comenzar a realizar reseñas críticas de mi biblioteca. No estoy hablando de 10 mil títulos, claro está, pero sí de una pequeña suma de ejemplares a medio leer, releídos, recibidos como regalo, comprados en ferias de usados, traídos desde otros países, conservados durante décadas con mucho apego, etcétera. Reseñas que me ayuden, principalmente, a elaborar la típica ficha bibliográfica tan indispensable a la hora de buscar “algo que leí por alguna parte”, pero, también, para compartir el conocimiento, a manera de vestigio, que guardo egoístamente en mi casa y mi computador. Puede que no a mucha gente le interese leer dichas reseñas, pero por lo menos estarán colgadas por aquí para que alguien, en alguna búsqueda por la marea turbia y picada de Internet, pueda encontrar un madero del que agarrarse y que le sirva para no seguir tan a la deriva y, tal vez, llegar a tierra en su naufragio investigativo u ocioso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario