19 mayo 2013

Breve acercamiento a la pintura de Gabriel Lizana

Exposición "Paisajes" en Biblioteca Viva Sur


Alrededor del siglo XVII, las academias de pintura europeas tenían establecida una jerarquía de géneros, esto es, una valoración de los temas que podían pintarse, desde el más destacado, la pintura de historia, solo ejecutable por grandes maestros, hasta el bodegón o naturaleza muerta, pasando por las escenas de la vida cotidiana y el paisaje. Se consideraba la pintura de paisaje como un género menor cuya función era puramente decorativa de grandes escenas y retratos, hasta que, gracias a la pintura holandesa, se convirtió en un género autónomo que cada vez fue adquiriendo mayor prestigio. Es durante los siglos XIX y XX que el paisaje se transforma en un género imprescindible dentro de la pintura (explotado por artistas como William Turner y Caspar David Friedrich) y tema fundamental para el movimiento impresionista. A partir de la disolución de los géneros pictóricos durante las vanguardias, el paisaje perdió independencia y expandió sus límites hacia el paisaje onírico de los surrealistas y el paisaje abstracto.
En Chile, la pintura de paisaje ha ocupado un lugar sobresaliente dentro de la historia del arte, cultivada en un principio por los pintores viajeros del siglo XIX, como Ernest Charton de Treville y Thomas Sommerscale, y luego por artistas nacionales como Onofre Jarpa y Alberto Valenzuela Llanos, entre otros. Es dentro de esta tradición que Gabriel Lizana instala  sus paisajes. En palabras del artista:
“Es difícil definir el porqué de mi fascinación por el género del paisaje, pero una posible respuesta a esa interrogante  serían las posibilidades pictóricas que se pueden llevar a cabo especialmente a lo que se refieren los amaneceres y atardeceres, los cuales serán precisamente aquellos momentos del día  los que en obras posteriores serán objeto de estudio. Mi referente en esta oportunidad es el paisajismo desarrollado por pintores ingleses tales como Constable o Gainsborough, en donde se destaca ante todo la presencia de los elementos que forman parte de la naturaleza.”
Los paisajes de Gabriel Lizana (1991, estudiante de Artes Plásticas) trascienden las demarcaciones del tiempo y el espacio, constituyéndose obras atemporales. Las figuras del paisaje se difuminan y los colores se presentan en grandes manchas. La gruesa pincelada cargada de óleo, evidencia la materialidad de la obra, desarmando la ilusión del “cuadro ventana” para transformarlo en el cuadro objeto.
Biblioteca Viva Sur se enorgullece en presentar la obra de este artista joven, quien sale del circuito santiaguino y viene a exponer en los suburbios, descentralizando el arte contemporáneo e invitando a todos los espectadores a involucrarse con la pintura nacional emergente.
Exposición abierta durante todo el mes de abril.
Úrsula Starke, tesista de Historia del Arte, Universidad de Chile



No hay comentarios.:

Publicar un comentario