26 enero 2012

Las aventuras de una poeta sin niñez en el mundo de la literatura infantil

Capítulo II. Hop Frog


Siguiendo con mis historias de LIJ (porque ando bien inspirada) voy otra vez por la poesía. El libro del que les voy a hablar es la versión rimada del cuento "Hop Frog" de E. Allan Poe -en versión castellana de Paco Liván-, editada por una de mis editoriales favoritas, junto a Bárbara Fiore por supuesto, OQO Editora, e ilustrada por Alberto Vázquez.

Si han leído el cuento de Poe, el último que publicó antes de morir ahogado por el alcohol, sabrán que se trata de un menjunje macabro e irónico donde los personajes monstruosos cobran venganza de otros personajes aún más monstruosos y así. Una historia típica de la pluma oscura y sórdida de nuestro gran maestro Poe, pero ¿qué hace que una editorial para niños lo publique? En un comentario de ayer, Alejandra se refería a los niños "medio siniestros y deliciosamente serios" que adorarían este tipo de libros y concuerdo absolutamente con ella. Hay niños que tienen una inclinación natural por los temas terroríficos, sanguinolentos y pesimistas, sin que ello signifique que son patológicamente enfermos, porque tiene que ver con la capacidad de fantasear e imaginar. Si a algunos les fascina fantasear con hadas a otros les gusta con vampiros o con monstruos; es cosa de gusto, de predilección, de diferentes experiencias estéticas. No nos vamos a poner cartuchos con este tipo de libros solo porque tenemos en la cabeza metida la idea que los libros para niños son exclusivamente instrumentos de aprendizaje y adiestramiento moral, pues es un error victoriano. El papel del mediador es guiar al niño que haya elegido este libro del estante, de la misma manera que lo guiamos cuando elije "Papelucho".

No olvidemos tampoco que hoy en día los niños están hiperrelacionados con la violencia a través de los videojuegos -y el cine-, una actividad absolutamente cuestionable desde donde se la mire.

Volviendo sobre el libro de nuevo, las ilustraciones son geniales y llamativas, poniendo en relieve la función de la ilustración, abriendo el universo visual de los niños hacia formas pictóricas más complejas que requieren mucha imaginación para interpretarlas. Este libro no sería lo mismo sin las ilustraciones.

Recomiendo que busquen y lean "Hop Frog" sin prejuicios ni miedos, porque de seguro les encantará como a mi.

__________________________
Fuente: Imagen: Ilustración de portada de Alberto Vázquez

2 comentarios:

  1. Siempre he dicho...porque no se lee a Poe en básica...seriamos un país de soñadores
    Slds.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De soñadores con capacidad de creatividad y con horizontes más amplios. Además de no olvidar la ironía, el humor y el poder reirse de uno mismo. Pero sobre todo, seríamos un país más crítico, pero de la verdadera crítica, la que hace cuestionar para mejorar. No sé si le puse mucho, pero yo que leí a Poe cuando bien chica, igual que tú imagino, me considero un poco más crítica, soñadora y feliz. ¿Y tú?

      Eliminar