24 enero 2012

Las aventuras de una poeta sin niñez en el mundo de la literatura infantil

Capítulo I. En búsqueda de la poesía infantil



Amigos míos, en este último tiempo estoy estudiando un interesante diplomado sobre Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) para profesionalizar y ordenar un poco el asunto del fomento lector. Estoy tan entretenida que me dan ganas de contarles todo lo que he conocido, pero no lo voy a hacer, no se preocupen. Iré criteriosamente seleccionando los temas de los que voy a hablar.

Para partir, como no, quiero empezar con la poesía infantil y juvenil y lo mucho que me ha costado relacionarme pacíficamente con ella. Con lo poco que sé de ella, porque es el pariente pobre (para variar) de la LIJ. Pero por pariente pobre no entiendan pariente malo.

Así y todo, la colección de poesía infantil de donde trabajo guarda sus sorpresas estimulantes, como el libro "Las aventuras de Max y su ojo submarino" de Luigi Amara, ilustrado por Jonathan Farr. Este libro contiene poemas rimados e ilustraciones en blanco y negro acerca de las desventuras de Max, un niño con ojo de vidrio bastante apegado a las cosas macabras y oscuras. Aunque no sé bien si decir que Max es "apegado" o "forzado" a las cosas macabras. Bien, este libro publicado por FCE el 2007 obtuvo Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños y hasta el momento me había animado mucho a disfrutarlo sencillamente, hasta que busqué más información y encontré este artículo de Jorge Elías Priani del Periódico de Poesía y aterricé.

El artículo crítico de Priani nos ubica en el tiempo espacio al que está suscrito el libro y nos recuerda principalmente dos cosas: que de hispanoamericano no tiene nada y que tampoco es tan bueno. De todas maneras lo sigo recomendando para leerlo, disfrutarlo, contárselo a los niños y jugar un rato. Pero si de diseccionarlo se trata, adolece de pulcritud métrica, de una ilustración memorable y hace referencia a una tradición de poesía infantil ilustrada tremendamente atractiva y bien hecha, como la de Edward Gorey, que no logra equiparar.

Cuando uno no sabe mucho encuentra todo lindo, ¿cierto? Pero con las herramientas necesarias para comprender la cosa se pone más exigente y caprichosa. Me gusta mucho ser exigente y caprichosa.
Lo principal de este artículo es que también existe un universo apasionante de poesía infantil que cuando uno era chico no sabía que existía y que nos podría haber hecho muy feliz, o, en su defecto, podría haber reafirmado de manera estéticamente bella nuestra completa infelicidad. Les dejo este link donde están todas las imágenes del libro "Los pequeños macabros" de Edward Gorey, aunque no se compara con leer el librito.

11 comentarios:

  1. Me gustaron mucho las ilustraciones de "Los pequeños macabros". Creo que sería ideal leerlo con esos niños medio siniestros y deliciosamente serios que en estos tiempos de estupidez masiva están casi en extinción. La sensibilidad de lo que entendemos por "infantil" es claramente distinta aquí a las ñoñerías a la que aún buena parte de los autores y estudiosos del área en Chile adscriben.

    Me carga la literatura infantil ñoña, pero quizá más aún esa que trata de ser contingente y "entretenida". Creo que buscaré más de Edward Gorey :)

    Por cierto, ¿dónde estudias ese diplomado? Curiosidad, por si algún día puedo permitirme pagar algo así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alejandra, te cuento que no conocí por mi misma a Edward Gorey sino que me lo presentaron. Te lo digo porque, si bien es un libro para niños, a nosotros los adultos nos viene demasiado bien, por lo que no es un libro excluyente. Por otro lado, el papel del mediador de literatura no solo media para los niños y jóvenes, también para los adultos.
      Tienes razón con respecto a lo "ñoño" de la mayoría de los libros infantiles que conocemos, porque aún se lleva mucho la idea que los niños y jóvenes son seres inocentontos con incapacidad para disfrutar estéticamente un libro. Actualmente se combate muy fuerte la idea que la LIJ debe entregar placer y no, obligatoria y anquilosadamente, instrucción.
      Estudio el diplomado virtual en la UC, te dejo el link. Y no lo pago, postulé a una beca del fondo del libro.

      Diplomado FLIJ http://www.uc.cl/ucvirtual/educacion/lij1/index.html

      Sobre los fondos pasados
      http://www.cultura.gob.cl/201011/profesionalizacionlibro.pdf

      Fíjate en esas fechas, porque la postulación a estos fondos no se hizo en el mismo periodo que el resto de los fondos.

      Eliminar
    2. ¡Muchísimas gracias por la información! No tenía idea que los Fondos sirvieran también para financiar este tipo de iniciativas. La verdad es que actualmente estoy postulando en el FdL, justamente con una novela infantil que salió finalista en el Barco de Vapor. Ojalá salga bien eso... También tengo algunos proyectos en carpeta relacionados con la LIJ para este año, así que espero que esto me provea del curriculum suficiente como para poder postular al siguiente a este tipo de cosas sin sentirme en desveentaja.

      Gracias otra vez y saludos.

      Eliminar
    3. ¡Mentira! ¡No te creo que justo te dediques a escribir para niños y jóvenes! Pucha, podríamos conversar más, porque tengo en la cabeza la idea de escribir poemas para jóvenes y es tan, pero tan difícil.
      Mucha suerte con lo del fondo, si tu novela salió finalista debe ser una gran obra. Luego me cuentas qué tal salió, porfa, me interesa mucho.

      Un abrazo gigante!

      Eliminar
  2. Hola Ursula
    Me gusta leer tu blog, ya que siempre me sorprendo de lo vago que puede ser mi conocimiento poético, realmente he buscado y en ocasiones me he personificado en algunos lugares que has recomendado, creo que no dejare de pasar por acá, siempre y cuando tu no dejes de publicar...

    Slds.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demian, gracias. Obvio que no dejaré de publicar. Creo que ahora publicaré información más seguido y más relajadamente para que siempre tengan algo interesante y entretenido que leer.

      Saludos para ti también!

      Eliminar
  3. Estimada Ursula: no me gustan estos chicos macabros, creo que estos cuentos son caprichos de autores que solo les queda el mal gusto para llamar la atencion..., sin duda, ahora, "El pricipito" seria "ñoño"...
    Mire todas las ilustraciones del sr. Gorey, creo que ya finado, Gorey parece seudonimo, derivado de gore que es "cruor"...
    Los niños NO deberian leer esta "literatura" llena de crueldad y actos siniestros....
    Sin embargo vos decis."De todas maneras lo sigo recomendando para leerlo, disfrutarlo, contárselo a los niños y jugar un rato."

    No comprendo como se puede disfrutar de un chico aplastado por un tren.....
    El ojo arrancado del sr. Amara tampoco me tranquiliza mucho......
    El paso siguiente--que YA---se habra dado, sera enseñar a los niños a ser perfectos delincuentes o infalibles criminales...

    Besos, porque hace mucho que no te escribo.

    Carl.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pucha Carl, no podemos estar de acuerdo en todo. Debo reconocer que aún no tengo muy claro cómo defender mi postura con argumentos teóricos, pero para eso estoy estudiando.
      Lo que sí tengo claro para rebatirle es la relación entre libros - lectura - formación de delincuentes porque simplemente es absurdo.

      Saludos!

      Eliminar
    2. Ursula: no quiero contrariarte, sos demasiado culta y delicada, y acepto que tenés razon (y yo no) en que la literatura no tiene que ver con la formacion de delincuentes.
      Si eso fuera asi "Oliver Twist" (que seguro leiste) seria un manual para criminales.

      Saludos, mi poeta trasandina y/o universal..!

      Eliminar
    3. Pues lo cierto es que sí considero ñoño a El Principito, pero más a partir del tipo de lecturas simplitas de autoayuda que ha suscitado en muchos de sus lectores que por la obra en sí misma. Eso no hace, por supuesto, que menosprecie a quienes les guste este libro, siempre y cuando me comenten en términos estéticos sobre su preferencia.

      Si quieres leer un autor que promueva valores (pero los que de verdad importan: los subversivos, tanto como el acto mismo de leer) y que no por eso descuide su calidad estética, te recomiendo mucho a Michael Ende, sobre todo en las novelas "Momo" y "La Historia Interminable", ambas verdaderas maravillas literarias, amenas para todo público y de una calidad altísima. Cambiaron mi vida como lectora. Lástima haberlas leído tan vieja...

      Eliminar
    4. Señor Cocorastuti, puede contrariarme lo que quiera. Solo que consideramos un tanto abrupto su comentario, así, a rajatabla. Bueno, usted mismo se da cuenta con "Oliver Twist".
      Concuerdo absolutamente con Alejandra y me sumo a la recomendación de Ende. En el colegio se debería leer más a Ende, en todo caso.

      Eliminar