04 octubre 2011

Contrapunteo onírico. A propósito de Caligari de Raúl Hernández






Desde el año pasado, cuando amablemente Raúl Hernández me lo envió por correo, tenía pendiente escribirle un comentario a Caligari, su último libro. Por miles de razones poco importantes, que no voy a detallar acá porque sería una lata, no lo había hecho. Anoche me puse al día y le hice justicia al libro, al poeta, al compañero. Acá va.


Contrapunteo onírico
Apropósito de Caligari de Raúl Hernández

“La balada amarga de mi voz”
Impresiones de Caligari

Un libro basado en una película es una obra anormal, una creación sonámbula, maravillosa y extraña como Césare en la feria de Holstenwall. Despierta sonámbulo / abre los ojos ocultos. El decorado de la producción, cumbre del expresionismo alemán, es un artificio que evidencia el universo desarticulado del enfermo mental, su destino, su padecimiento, esa imposibilidad del yo. Recopilando recuerdos / saludando a los chicos de la clínica. Césare y Caligari, como una dupla monstruosa, a la manera de Shelley, se pasean en el blanco y negro de un libro nocturno, que, de pronto, ya no parece situarse en la serranía ni en el manicomio, si no a la vuelta de cualquier esquina. Estoy mirando / una ciudad ajena. Los versos se apoderan de la visualidad atormentada del filme, de su ritmo de muerte, para otorgarle voz al sonámbulo, presa indefensa de la inconsciencia onírica, quien por primera vez nos puede hablar. Yo no mato / no mato / no admiro sigilo /aún antes de matar / yo no mato / no mato / aún antes / de matar. El autor se ha tornado Césare y no nos parece forzado. Desde mucho antes, Poemas cesantes o Paraderos iniciales, ya lo insinuaba. Pero también es Caligari, el doctor, el manipulador, el perturbado. Paso a paso, día tras día, he formado alianza con los muertos, los desquiciados, los alienados, los débiles de alma, los raros y sucios animales nocturnos. Y he sabido del sacrificio de los circos. La palabra se proyecta como un cartel de película muda.
¿Hasta cuando viviré? Pregunta Alan.
Esta es una historia circular.



Caligari, Raúl Hernández. Ripio Ediciones, Santiago, 2010.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario