20 julio 2011

Doppelgänger 1

¿Qué mierda te preocupa el resto de la gente que está esperando el metro? No creo que a ellos les interesa la cara de tragedia que traes, quizás alguien te mire y piense que te duele algo, que te pateó el mino, que te fue mal en la pega. Quizás alguien te mire porque te haya encontrado más rubiecita en un sector donde no hay tantas rubias, salvo las ultra blond teñidas con cejas incluidas, pero se les nota que es flaite, lo siento. De verdad creo que puede ser por eso. La gente es re sapa, re mirona, re fantasiosa y anda aburrida como perro en la calle, más a esta hora en el andén del metro donde, naturalmente, no pasa nada.
Ya, ahora que te subí la onda y te hice reír un poco, deja la paranoia y súbete tranquila al metro. El viaje de esta línea es casi toda por fuera y te vas enfrentando cada vez más cerca, por las ventanas, a la cordillera que está la raja con la nieve, así que eso te baja la ansiedad a los espacios encerrados. Un punto a favor. Bakán. Te prometo que si te quedas conmigo, así, conversando piola y relajadas, de un montón de estupideces livianas, el viaje se te hará más corto y no te vas a acordar del clotiazepam ni  ninguna mierda. Sé que te hacen bien cuando te quieres ir a la mierda, pero a mi me da lo mismo, quiero hacer que no las necesites, o que las necesites menos porque recuerdo muy bien, mejor que tú parece, lo duro que es dejarlas después, cuanto te canses de andar con cara de imbécil dopada por la vida, poco menos que babeando en la calle.
Así que seguimos. Te recomiendo que empieces por el último disco de Death Cab for Cutie si vas a poner música en tu mp3, es de lo más positivo, emotivo y cariñoso. El Rome de Daniele Luppi & Danger Mouse es muy melancólico para esta hora. ¿No te trajiste algo más happy? ¿Más zandunguero? No te va esa onda. ¿Andas por ahí con Kasabian o por último con Peter Bjorn and John?. Ya, bueno, Death Cab está bien. Pone play.
¿Te fijai que la cordillera está power, hermosa, profunda? En estas cosas tienes que fijarte, en estas cosas tienes que pensar, no en huevadas que te dan más pena y te cagan más la psiquis con osteoporosis que tienes, con derrame, con atrofia. Alguien te lo tiene que decir, pero no decir lo que ya de sobra sabes, que te faltan palitos para el puente, que te cojea el sentido, sino decirte que la falla te precede y antecede, pero si ya vas arriba del tren de las fallas, tendrás que recorrer la línea completa sin poder saltarte ninguna estación. Como ahora, de La Cisterna hasta Vicuña Mackenna, sin pensar salir arrancando antes.
Filo, ya me acostumbré, no te preocupes. Esto del metro es de lo más estereotípico que hay para huevonas como tú. Sentada en el primer vagón, con lentes oscuros y cara de suicidio, lejos de cualquier otro imbécil que pueda romper la burbuja de la psicosis íntima, eso que nadie más que tú entiende y que a nadie más le importa, claramente.
A mi me importa, por eso me banco todos estos ritos y me siento en el primer vagón contigo, aunque nos queda re lejos de la escalera de bajada. Son nimiedades para ti mi intentos de hacerte entender el tiempo que nos ahorraríamos si nos sentamos más atrás para bajarnos. Son absolutas estupideces. Pero te las digo igual, así te mantienes un poco conectada con el mundo de las nimiedades y la normalidad.
Y quizás evito que, por hoy, te vayas a la mierda.

2 comentarios:

  1. “El que ve a su doble es el que va a morir”
    Strindberg

    ResponderEliminar
  2. me gusta :)
    y me parece muy linda tu plantilla =) los brazos de la chica parecen de bailarina


    sobre el que va a morir... emmm... todos vamos a morir


    un abrazo uchi, me gusta mucho como escribes :)

    ResponderEliminar