12 mayo 2008

Del egocentrismo literario a la apertura de mente


Hace un par de semanas, sin tener una idea sobre la que escribir en mi blog, me di el tiempo de recorrerlo, cosa que no hacía hace mucho. Revisé las entradas antiguas, los álbumes de fotos, los vídeos. Y lo único que encontré fue a mí misma, o sea, una gran semblanza de la poeta, o la imagen de la poeta, o el personaje de la poeta llamada Úrsula Starke. La verdad es que me cansó y me aburrió.
Pensaba que este blog tenía que ser algo así como "una ventana a mi trabajo" pero lo que estaba viendo era una ventana a mi egocentrismo literario desmesurado. Exactamente lo que he criticado tanto de otros artífices de la palabra yo lo había cometido durante estos tres años en el blog. Por lo tanto tenía que parar ahora con esta farsa.
Es así como me las he craneado estas últimas semanas en cómo amononar mi blog siendo objetiva, pluralista, simpática y empática, otorgando un real espacio de encuentro con la literatura y no conmigo ad infinitum.
Claro, este es el blog de Úrsula Starke, tal como versa el título. Pero no quiero que sea más el blog sobre Úrsula Starke. Como que ya aburre lo mismo. Y tiene que ver con mi propio aprendizaje de la literatura, un aprendizaje que ha abierto mi cabeza hacia miles de flancos distintos por los cuales atacar el fenómeno.
Entonces, estamos trabajando en ello.