06 junio 2007

DASEIN, de Isabel Gómez: LA TRAGEDIA DE LO ELEMENTAL.




La perfección es, indudablemente, un atributo escaso, subjetivo, escurridizo y muchas veces repelente en la poesía. Se puede decir que prácticamente no existe, que es una especie de utopía a la que todo poeta que se precie de tal desea llegar en algún momento de su escritura. Isabel Gómez la ha encontrado. Esta es la gran noticia.

A través de los libros de Isabel Gómez se puede intuir que la perfección en el trazo y en el contenido es un bien buscado, conciente o inconcientemente, por los años: cómo escribir sin que falte nada, sin que nada sobre y diciéndolo todo. Como una niña que explora la tierra manoseada de la poesía en busca de la flor exacta, que por su belleza y simpleza represente la maravilla espontánea del verso. Y en el libro Dasein esa flor existe completamente.

Isabel Gómez da cátedra del ahorro máximo de recursos poéticos sin perder la majestuosidad de la poesía. Al leer su libro se comprende la tragedia inestimable de la vida más viva. Llega a ser violenta la manera en cómo la poeta lanza la llaneza de su discurso, sin pedir permiso, sin dar rodeos, directo a la médula, con su dedo poético en la misma llaga que ha tenido desde el principio de su tormento literario y que a estas alturas es también parte de todos sus lectores.

No puede decirse que la poesía de Isabel Gómez pertenezca a las visiones de la poesía femenina chilena, pues su texto se ha desprendido de la prédica mujeril como se conoce, convirtiéndose en una poesía universal y extremadamente singular, el lamento de todos a quienes la historia ha ignorado, a quienes la ciudad ha devorado y ha dejado convertidos en sombras sobre el muro.

Dasein es una procesión hacia la catástrofe de existir, un conjunto de mantras dolorosos sobre esta tragedia, que no es particularmente lacerante para la persona llamada Isabel Gómez, sino que es la tragedia lacerante de la existencia de todos y cada uno de los humanos que son capaces de preguntar un poco más de lo habitual.
Dasein es la perfección y el horror de la simpleza cotidiana.

4 comentarios:

  1. Magnífico comentario para un magnífico libro. Da gusto leer textos tan bien escritos, así como leer libros de la calidad de Dasein. ¡¡¡Felicitaciones Poetas!!! Sigan adelante siempre con lo que hacen.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Primero mis saludos a quien merece mi más profunda admiración por el empeño, por la excelencia de su trabajo, por la cercania geografica y espiritual que me hace pensar que no estoy sólo en la devacle entre el mundo y el espíritu combatiente del corazón de los poetas... A ti Ursula mi reconocimiento.
    Por otra parte quiero claudicar respecto de esta entrada porque si bien es un muy buen libro el aca citado, no creo que merezca el grado de perfección que se sugiere... la poesia es y sera una cuestión inacabada en tanto que la hermeneutica del lenguaje otorgue nuevos visos a la estructura del pensamiento humano. No comparto el ahorro, ni la sintesis porque siempre es más lo callado, de otro modo la poesia no tiene razón de ser. Ella es el grito desde nuestros silencios, la superación del intelecto, la voz del instinto y del sentido del espíritu... la poesía no se puede aglutinar... si algo asi llegase a ocurrir entonces poesía sería logia convencional, otra vez arquitectura del pensamiento, venta de los sentimientos una prisión amoldada... mito y mitosis

    ResponderEliminar
  3. Primero mis saludos a quien merece mi más profunda admiración por el empeño, por la excelencia de su trabajo, por la cercania geografica y espiritual que me hace pensar que no estoy sólo en la devacle entre el mundo y el espíritu combatiente del corazón de los poetas... A ti Ursula mi reconocimiento.
    Por otra parte quiero claudicar respecto de esta entrada porque si bien es un muy buen libro el aca citado, no creo que merezca el grado de perfección que se sugiere... la poesia es y sera una cuestión inacabada en tanto que la hermeneutica del lenguaje otorgue nuevos visos a la estructura del pensamiento humano. No comparto el ahorro, ni la sintesis porque siempre es más lo callado, de otro modo la poesia no tiene razón de ser. Ella es el grito desde nuestros silencios, la superación del intelecto, la voz del instinto y del sentido del espíritu... la poesía no se puede aglutinar... si algo asi llegase a ocurrir entonces poesía sería logia convencional, otra vez arquitectura del pensamiento, venta de los sentimientos una prisión amoldada... mito y mitosis

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por sus comentarios!

    ResponderEliminar