26 diciembre 2006

Un regalo de fin de año!!! Música para Camaleones

Esta Navidad tuve la enorme suerte de recibir un magnífico libro de regalo. El acierto fue de mi hermana, con quien comparto la obsesión por la buena literatura y, en especial, por el norteamericano Truman Capote. Y fue de él el libro que me llegó: Música para Camaleones. En el prefacio, Capote realiza una execelente, lúcida -y porqué no decirlo, también arrogante- y clara crítica de su trabajo, de dónde extraigo este fragmento digno de ser memorizado y ejercitado por todos nosotros. Que lo disfruten.

Música para camaleones – Prefacio
Truman Capote
(…) Empecé a escribir cuando tenía ocho años: de improviso, sin inspirarme en ejemplo alguno. No conocía a nadie que escribiese y a poca gente que leyese. Pero el caso era que solo me interesaban cuatro cosas: leer libros, ir al cine, bailar claqué y hacer dibujos. Entonces, un día comencé a escribir, sin saber que me había encadenado de por vida a un noble pero implacable amo. Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para autoflagelarse.
(…) Al principio fue divertido. Dejó de serlo cuando averigüé la diferencia entre escribir bien y mal; y luego hice otro descubrimiento más alarmante todavía: la diferencia entre escribir bien y el arte verdadero; es sutil, pero brutal. ¡Y entonces cayó el látigo!
Extracto "Música para camaleones",
Truman Capote,
Ed. Anagrama, Barcelona 2006

No hay comentarios.:

Publicar un comentario